Seleccionar página

Tratamiento Septiembre 2021

De Hogeweyk, en Weesp, Países Bajos, puede parecer inquietantemente familiar, incluso si nunca has estado allí. 1 Eso es completamente por diseño. Inaugurado en 2009, el primer pueblo de demencia del mundo busca crear una nostalgia por un lugar que los residentes nunca han estado, pero que siempre han querido llamar hogar. Basado en el poder de la arquitectura para evocar recuerdos fuertes, De Hogeweyk fue diseñado por los arquitectos holandeses Molenaar&Bol&VanDillen (ahora Buro Kade Architects) para proporcionar un entorno cómodo, seguro e incluso curativo para quienes sufren pérdida de memoria, cambios de personalidad y problemas de razonamiento. a menudo asociado con demencia avanzada y/o enfermedad de Alzheimer. De Hogeweyk incluye apartamentos, casas, restaurantes, tiendas, un teatro, jardines y una calle peatonal en un sitio de 3,7 acres, justo al sureste de Ámsterdam. Desde que abrió, 152 pacientes/residentes con demencia lo han llamado hogar, y se han construido docenas de aldeas para personas con demencia siguiendo el modelo de Hogeweyk.

El plan de Hogeweyk, Weesp, el primer pueblo de demencia. Diseñado por Molenaar&Bol&VanDillen, ahora Buro Kade Architects.

Al igual que un pueblo real, un pueblo de demencia es una combinación de edificios residenciales, comerciales y “públicos”. No hay, en particular, edificios dedicados a la salud o la medicina. Y como en muchos pueblos de demencia, una gama de tipos de casas corresponde a diferentes épocas y clases sociales (por ejemplo, suburbios de la década de 1950, apartamentos urbanos, viviendas de la era comunista). Los pueblos de demencia son evidencia de dos fenómenos históricos significativos para la historia de la arquitectura. En primer lugar, el surgimiento de la aldea de la demencia ilustra el poder continuo del tropo de la "aldea" como un entorno afectuoso. La arquitectura de la aldea de demencia se basa en las imágenes asociadas con las pequeñas ciudades preindustriales, con circulación peatonal, casas centradas en la familia y espacios comunales compartidos. Este mismo precedente inspiró a los arquitectos del Nuevo Urbanismo, cuyos bucólicos pueblos nuevos retrataban un lugar onírico y feliz. En segundo lugar, la aldea de la demencia muestra la necesidad de camuflar una enfermedad grave al hacer que los entornos de atención médica parezcan otra cosa. Esta misma tendencia está ilustrada por el diseño de hospitales desde aproximadamente 1980, que se hace eco de hoteles, centros comerciales e incluso aeropuertos.

Los pueblos de demencia son temas populares en las redes sociales, especialmente en Instagram. Publicación de Instagram de Architecture & Design Scotland (@arcdessco), 21 de septiembre de 2018, con Hogeweyk, Weesp, de Buro Kade Architects.

Esencial para la forma en que funcionan estos lugares es un muro circundante infranqueable con una sola entrada. De hecho, la aldea de la demencia es una comunidad cerrada y amurallada, no muy diferente de una prisión en su plan. Pero mientras que la vista de pájaro puede parecer una cárcel, por dentro es más como un teatro. Las transacciones económicas y sociales se realizan en su interior. La Terapia de Validación, un enfoque de vanguardia para el cuidado de la demencia, “nos pide que tratemos de ver el mundo a través de los ojos, es decir, la vida pasada y las experiencias actuales del anciano con demencia. crea un ambiente que está diseñado para enmascarar la demencia al pretender que los residentes están en un tiempo y lugar anteriores, con una parada de autobús que no funciona tal vez para engañar a los residentes haciéndoles creer que son libres de irse”. 2 Un equivalente social, por ejemplo, podría ser no “corregir” a un paciente con demencia cuando cree que su difunto cónyuge todavía está vivo.

El objetivo de construir un entorno solidario es un contrapunto directo a la institución indiferente, el hogar de ancianos tradicional, y su larga lista de características arquitectónicas muy vilipendiadas: la entrada dependiente del automóvil, pasillos con doble carga y llenos de gente, habitaciones idénticas, patios cerrados. y sus homólogos humanos: cuidadores vestidos de blanco con tecnologías médicas muy visibles. El pueblo solidario es deliberadamente antimédico. Es decir, se disfraza la atención médica. Así como la arquitectura es la de una vida asistida pero disfrazada de aldea, en una aldea solidaria, el personal son enfermeras capacitadas pero disfrazadas de cajeras.

Un secreto a voces entre cualquiera que mire lo suficientemente de cerca es el estrecho vínculo entre De Hogewyck y The Truman Show , la película de 1998 protagonizada por Jim Carrey sobre un vendedor de seguros de treinta años que finalmente descubre que toda su vida es en realidad un programa de televisión y que incluso los miembros de su familia son actores. El Show de Truman a menudo se cita como un catalizador para la televisión de realidad, pero la diferencia central que vincula el programa más a un pueblo de demencia que a la televisión sin guión es que Truman sabe que algo está mal, pero no sabe que está viviendo dentro de un engaño. diseñado para satisfacer todos sus caprichos, siempre que ese capricho no incluya irse. Y no se da cuenta de que el mundo entero lo está mirando, 24/7.

La arquitectura de Seaside, Florida, enfatiza el diseño nostálgico e histórico. Foto de Mary/TheShutterChick, 16 de marzo de 2007.

Los precedentes de los pueblos de demencia son los proyectos del Nuevo Urbanismo, el movimiento arquitectónico y urbano popular de la década de 1980 que presumía de transitabilidad, pintorescas casas unifamiliares con porches y, sobre todo, gente feliz. Entonces, no debería sorprender que The Truman Show se haya ambientado en Seaside, Florida. Seaside, fundada en 1982 por la firma de arquitectura y planificación Duany Plater-Zyberk + Company, a menudo se considera el principal ejemplo del movimiento. Estos proyectos son muy apreciados por los críticos conservadores como el Príncipe Carlos y Witold Rybczynski, quienes originalmente lo describieron como: "Bonito, pintoresco y romántico, habla de las vacaciones de verano de antaño, tal vez no las vacaciones que realmente tuvo en Virginia Beach". o en la costa de Jersey, pero los que desearías haber tenido”. 3

Los pueblos de demencia son difíciles de visitar, debido a preocupaciones de privacidad y al precio exorbitante de los recorridos. Como método de investigación alternativo, encuestamos a docenas de sitios web para encontrar evidencia de que la aldea de la demencia es la iteración más reciente de la creencia actual en el tropo de la "aldea" como un entorno afectuoso. “Pueblo” aparece en los nombres de muchos de estos lugares, pero también se reitera en su diseño arquitectónico.

Muchos proyectos incluyen el término "pueblo" en sus nombres, como The Village en Langley, Columbia Británica, de NSDA Architects.

Con el lema, "un lugar para vivir su vida a su manera", el sitio web de Village Langley enfatiza la capacidad de cada residente feliz de vivir una vida individualmente significativa dentro de un entorno seguro. La tensión palpable entre el eslogan My Way al estilo de Sinatra y el llamado a la colectividad de la vida del pueblo es típica de los "pueblos" administrados por operadores con fines de lucro (el costo de la residencia es de 7.000 a 9.000 dólares canadienses por mes). 4

Los arquitectos noruegos de los pueblos de demencia encuentran inspiración en la arquitectura vernácula regional. Imagen cortesía de 3RW Architekter, NORD Architects y NODE.

Si bien la arquitectura de Furuset Hagby es considerablemente menos artificial que la mayoría de los pueblos de demencia, la retórica del “pueblo” es fuerte y clara, tanto en el lenguaje utilizado por los arquitectos para describir sus intenciones como en las formas arquitectónicas. Furuset Hageby es un nuevo centro de vivienda y tratamiento para personas con discapacidad cognitiva, que se enfoca en las necesidades de los residentes y sus familiares, dicen los arquitectos 3rw, con sede en Bergen. “Contiene elementos conocidos de la vida cotidiana de los vecinos, que sirven de resguardo y ayudan a los vecinos a orientarse. Por lo tanto, se exige más que el edificio no parezca una institución, sino en mayor medida una pequeña comunidad”. 5

New Vardheim está inspirado en el grend o hamlet noruego. Imagen de 3RW Architekter, NORD Architects, NODE.

El Centro de Salud New Vardheim en Randaberg ilustra una relación arquitectónica más directa con pueblos reales. Se inspiró en "el antiguo tipo de aldeas noruegas llamadas 'grend', donde un pequeño grupo de casas crea una micro comunidad". La "idea de una aldea donde se mezclan el bienestar del hogar y el alojamiento de tratamiento de una gran institución inspirará a futuras instituciones", afirman los arquitectos asociados 3rw y NORD. 6

Las tiendas del pueblo en The Grove, Bristol, Reino Unido, a menudo se identifican erróneamente en las redes sociales como Hogeweyk, Weesp. Vea la publicación de Instagram de @Dab4Dementia, 31 de julio de 2016.

Hay un tono constante e implícito en los sitios web de las aldeas y sus redes sociales que sugiere que la atmósfera familiar y a pequeña escala de una aldea preindustrial es familiar y alcanzable hoy en día, por diseño. 7 Al simular la arquitectura de un pueblo (piense en techos inclinados, calles sinuosas, tiendas de esquina), los expertos creen que podemos engañar a los pacientes para que se sientan mejor. Incluso si las formas se repiten como loros, la atmósfera histórica y las condiciones sociales de los pueblos preindustriales han desaparecido.

Desde aproximadamente 1980, los diseñadores de hospitales han buscado en los centros comerciales una forma de normalizar la experiencia hospitalaria. Walter C. Mackenzie Health Sciences Center y el cercano West Edmonton Mall, Edmonton, Alberta, fotografías de Annmarie Adams.

Actos de camuflaje

El pueblo de demencia muestra una tendencia más amplia en el diseño de hospitales durante los últimos cuarenta años: la necesidad de camuflar enfermedades graves creando entornos de atención médica que simulen otros tipos de edificios. 8 Desde la década de 1980, los hospitales se parecen cada vez más a centros comerciales o aeropuertos. Algunos parecen hoteles de lujo o spas. El Hospital Walter Mackenzie en Edmonton, Alberta, por ejemplo, uno de los primeros hospitales con atrio, se parece asombrosamente al cercano West Edmonton Mall, uno de los centros comerciales más grandes de América del Norte. Si bien los historiadores de la medicina señalan la influencia de la llamada atención centrada en el paciente y el auge del diseño basado en la evidencia para esta tendencia hospitalaria, el hospital como centro comercial se trata realmente de normalizar la enfermedad. Y a pesar de sus diferencias estéticas, los pueblos de demencia forman parte de este mismo giro cultural.

Una pregunta persistente pero importante: ¿por qué estos pacientes y no otros? Hay muchos pacientes que podrían beneficiarse de una mejor atención residencial, pero son los pacientes con demencia los que reciben estos pueblos. ¿Por qué no construir aldeas para pacientes con psicosis, por ejemplo, que también están perdiendo contacto con la realidad y causan mucho estrés a las familias? Tal vez sea porque la demencia no es una condición que los médicos actualmente se sientan capaces de tratar o revertir, mientras que con la psicosis, todavía esperamos que el paciente regrese a la realidad. Se argumenta que “normalizar” la vida de quienes experimentan demencia con la arquitectura es la mejor opción. 9

Y para ser justos, a muchos residentes y sus familias les gusta vivir en esos lugares, especialmente dadas las alternativas que con demasiada frecuencia son notablemente sombrías. El educador de arquitectura canadiense nacido en Holanda, Pieter Sijpkes, tiene dos hermanas que actualmente viven en aldeas de demencia, incluida una en Hogeweyk. Él cuenta:

cuando se le ofreció la opción Hogewey a Jannie, sus hijas estaban muy felices. Y aunque me escriben que Jannie está “ onrustrig ” allí (es decir, no en paz), están felices de poder dormir por la noche sabiendo que está a salvo… Mi visita a la casa de Jannie fue un evento muy interesante para mí. Había leído sobre Hogewey en el NYTimes , y cuando entré casi sentí que estaba visitando a una celebridad, y saludé a Jannie de esa manera: “Dios… ¡Jannie, eres famosa!”. 10

Imagen de una publicación en las redes sociales que celebra la apertura de Harmonia Village, describiéndola como la primera aldea de demencia en el Reino Unido. Los residentes viven en viviendas convertidas y, a diferencia de pueblos como Hogeweyk, tienen acceso a servicios regulares en lugar de segregados. Publicación de Instagram de Hazle McCormack Young LLP (@hmy_llp), 18 de febrero de 2020.

La aldea de la demencia nos dice mucho sobre nosotros mismos. Nos dice que todavía vemos la “aldea” como un entorno solidario, a pesar de que pocos de nosotros hemos vivido alguna vez en aldeas. También revela nuestro profundo miedo a las enfermedades graves, ya que utilizamos la arquitectura para simular entornos basados ??en la fantasía. Estamos de acuerdo con la especialista en ética Phoebe Friesen, quien nos escribió: “No puedo entender cómo me siento acerca de las aldeas; creo que estoy emocionada y perturbada al mismo tiempo. Hay algo tan extraño en responder a un trastorno en el que la realidad se está desvaneciendo con más irrealidad”. 11

Finalmente, el movimiento de la aldea de la demencia podría indicar un umbral importante en el diseño contemporáneo. Como ha ilustrado el historiador de la arquitectura Martin Bressani, toda arquitectura provoca algún tipo de experiencia ficticia. En su trabajo sobre las iglesias rurales de Quebec, Bressani explica: “un escenario arquitectónico es la creación de un universo alternativo que proyecta un marco ficticio para la institución que alberga”. 12 Mientras que la arquitectura de las iglesias victorianas proyectaba tal “capacidad de creación de mundos” a través de su elaborada ornamentación y simbolismo, las aldeas de demencia de hoy lo hacen ofreciendo a los residentes la ilusión de que viven normalmente.

En una verdadera experiencia ficticia, sabemos que existimos en dos mundos a la vez: el mundo real en el que existimos y el ficticio que representamos (a través de la arquitectura, los libros, el cine, la música, etc.). 13 Pero a diferencia de los asistentes a la iglesia de Bressani, los residentes de la aldea de demencia solo conocen un mundo. La arquitectura para la demencia indica dónde las experiencias ficticias cruzan una línea hacia otro estado, donde ya no hay conciencia de representar una ficción. En el pueblo de la demencia, todo es representación.

notas 1

Este artículo se entregó en la reunión anual de la Sociedad de Historiadores Arquitectónicos de 2020. Gracias a las presidentas de la sesión Anna Andrzejewski y Willa Granger por sus valiosos comentarios, incorporados aquí, así como a Laura O'Brien, quien ayudó con esta investigación en el verano de 2019. Fiona Kenney y Cigdem Talu ayudaron a revisarlo para su publicación. Basem Eid Mohamed y Pieter Sijpkes ayudaron entre bastidores. Las especialistas en ética biomédica Phoebe Friesen y Monique Lanoix también brindaron comentarios útiles. Adams, Chivers y Lanoix se reunieron como co-investigadores en el proyecto financiado por SSHRC, "Re-imaginating Long-Term Residential Care: An International Study of Promising Practices", PI Pat Armstrong, Universidad de York, y han co-publicado tres revistas artículos.

2

Peter J. Whitehouse, “Atención a largo plazo para el futuro: ¿Qué es real de todos modos?” en Care Home Stories: Aging, Disability, and Long-Term Residential Care , eds. Sally Chivers y Ulla Kriebernegg (Londres: Transcript Verlag, 2017), 107.

3

Witold Rybczynski, “Seaside Revisited”, Slate , 28 de febrero de 2007, ?.

4

El alquiler medio de un apartamento de una habitación en Langley actualmente es de unos 1.200 dólares canadienses; los costos de atención a largo plazo en la Columbia Británica superan los 2200 dólares canadienses.

5

“Furuset Hageby”, 3RW Arkitekter , 2018, ?. Gracias a Erika Brandl Mouton de 3RW.

6

“Sunnhetsgrenden Vardheim,” 3RW Arkitekter , ?.

7

“Se proyecta que el 68% de la población mundial vivirá en áreas urbanas para 2050, dice la ONU”, Naciones Unidas , 16 de mayo de 2018, ?.

8

Un ejemplo es Annmarie Adams et al., "Niños en el atrio: comparación de las intenciones arquitectónicas y las experiencias de los niños en el vestíbulo de un hospital pediátrico", Social Science & Medicine 70, no. 5 (2010): 658–667.

9

Agradecemos a Phoebe Friesen por esta información.

10

Pieter Sijpkes, correo electrónico a Annmarie Adams, 25 de febrero de 2020.

11

Phoebe Friesen, correo electrónico a Annmarie Adams, 2 de marzo de 2020.

12

Traducido por Adams con la aprobación de Martin Bressani, de Martin Bressani y Marc Grignon, “Une protection spéciale du ciel: le decor de l'église de Saint-Joachim et les tribulations de l'Église catholique québécoise au début du XIXe siècle,” Journal of Historia del arte canadiense 29 (2008): 8–49.

13

La experiencia personal de Sijpkes lo confirma. Describiendo una visita a Hogewey: “Me senté en un bar muy agradable en una terraza cubierta en el recinto de Hogewey… bebiendo una copa de vino observé a varios 'reclusos' haciendo sus rondas. Rutinas muy diferentes… comportamiento muy extraño, y no pude evitar pensar en la película El show de Truman con Jim Carrey… excepto que aquí no se siguieron guiones". Correspondencia personal con el autor, 25 de febrero de 2020.

El tratamiento es una colaboración entre e-flux Architecture y el Instituto de Historia y Teoría de la Arquitectura (gta), ETH Zürich.

Categoría

Arquitectura, Estética

Tema

Cuidado, Salud y Enfermedad, Vivienda y Bienes Raíces Regreso al Tratamiento

Annmarie Adams es nombrada conjuntamente en la Escuela de Arquitectura y el Departamento de Estudios Sociales de la Medicina de la Universidad McGill.

Sally Chivers es profesora de Literatura Inglesa y Género y Justicia Social en la Universidad de Trent, donde es miembro ejecutivo fundador y ex directora del Trent Center for Aging & Society y ganadora del Premio de Investigación Distinguida 2021.

¿Qué es un pueblo de demencia?

Los pueblos de demencia son hogares de atención a largo plazo que se asemejan a pueblos y están diseñados para personas con demencia avanzada. La demencia es una condición que afecta el cerebro y hace que las tareas cotidianas, tanto mentales como físicas, sean más difíciles a medida que pasa el tiempo. El tipo más común de demencia es la enfermedad de Alzheimer.

¿Hay un pueblo de demencia en los EE. UU.?

Glenner Town Square se abre como el primer "pueblo de demencia" de los EE. UU., los visitantes participarán en una especie de viaje en el tiempo. El falso centro de la ciudad de 24 edificios y 12 escaparates es una réplica de una ciudad de la década de 1950 e incluye tiendas, restaurantes, un restaurante y un cine con películas antiguas.

¿Qué país tiene una aldea de demencia?

De Hogeweyk, operado por el hogar de ancianos Hogewey, es un pueblo modelo cerrado en Weesp, Países Bajos. Ha sido diseñado específicamente como un centro pionero en el cuidado de personas mayores con demencia.

¿Cuál fue el propósito y el enfoque de la aldea de demencia en los Países Bajos?

El objetivo es proporcionar a las personas la formación necesaria para tratar con compasión y tacto a las personas que padecen demencia. Hoy, más de 300.000 personas han completado el curso.

Video: dementia village