Seleccionar página

Secciones Vértigo Posicional Benigno en Medicina de Urgencias

  • Secciones Vértigo Posicional Benigno en Medicina de Urgencias
  • Visión general
    • Fondo
    • Fisiopatología
    • Epidemiología
    • Mostrar todo
  • Presentación
    • Historia
    • Físico
    • Causas
    • Mostrar todo
  • ddx
  • trabajo
    • Estudios de laboratorio
    • Estudios de imagen
    • Otras pruebas
    • Procedimientos
    • Mostrar todo
  • Tratamiento
    • Atención del departamento de emergencias
    • Consultas
    • Mostrar todo
  • Medicamento
    • Resumen de medicamentos
    • Agentes antieméticos
    • Antieméticos, antagonista selectivo de 5-HT3
    • Benzodiazepinas
    • Mostrar todo
  • Hacer un seguimiento
    • Atención ambulatoria adicional
    • Atención adicional para pacientes hospitalizados
    • Medicamentos para pacientes hospitalizados y ambulatorios
    • Disuasión/Prevención
    • Complicaciones
    • Pronóstico
    • Educación del paciente
    • Mostrar todo
  • Galería media
  • Referencias

Visión general

Fondo

El vértigo posicional benigno (VPPB), también conocido como vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB), es la causa más común de vértigo. El vértigo es una ilusión de movimiento (una ilusión es una percepción errónea de un estímulo real) y representa un trastorno del sistema propioceptivo vestibular.

BPV fue descrito por primera vez por Adler en 1897 y luego por Bárány en 1922; sin embargo, Dix y Hallpike no acuñaron el término vértigo posicional paroxístico benigno hasta 1952. Esta terminología definió las características del vértigo e introdujo la clásica prueba diagnóstica de provocación que todavía se usa en la actualidad. Usando pruebas posicionales, el vértigo posicional benigno se puede diagnosticar fácilmente en el departamento de emergencias. El vértigo posicional benigno es una de las pocas entidades neurológicas que el médico de urgencias puede curar junto a la cama del paciente realizando una serie de maniobras simples y seguras de colgar la cabeza.

Para más información ver Vértigo posicional benigno en el volumen de Neurología.

Próximo:

Fisiopatología

El vértigo posicional benigno (BPV, por sus siglas en inglés) es causado por partículas de carbonato de calcio llamadas otolitos (u otoconias) que se desplazan de manera inapropiada hacia los canales semicirculares del laberinto vestibular del oído interno. Estos otolitos normalmente se adhieren a las células ciliadas en una membrana dentro del utrículo y el sáculo. Debido a que los otolitos son más densos que la endolinfa circundante, los cambios en el movimiento vertical de la cabeza hacen que los otolitos inclinen las células ciliadas, lo que envía una señal que informa al cerebro que la cabeza se está inclinando hacia arriba o hacia abajo.

El utrículo está conectado a los 3 canales semicirculares. Los otolitos pueden desplazarse del utrículo por envejecimiento, traumatismo craneoencefálico o enfermedad laberíntica. Cuando esto ocurre, los otolitos tienen el potencial de ingresar a los canales semicirculares. Cuando lo hacen, generalmente ingresan al canal semicircular posterior porque este es el más dependiente (inferior) de los 3 canales y, por lo tanto, las fuerzas gravitatorias harán que la mayoría de los otolitos ingresen al canal posterior.

Anatomía de los canales semicirculares. Ver galería multimedia

De acuerdo con la teoría de la canalolitiasis (la teoría más ampliamente aceptada que describe la fisiopatología del vértigo posicional benigno), los otolitos flotan libremente dentro del canal semicircular. Cambiar la posición de la cabeza hace que los otolitos extraviados continúen moviéndose a través del canal después de que se detiene el movimiento de la cabeza. A medida que los otolitos se mueven, la endolinfa se mueve con ellos y esto estimula las células ciliadas de la cúpula del canal semicircular afectado, enviando una señal al cerebro de que la cabeza está girando cuando no es así. Esto resulta en la sensación de vértigo. Cuando los otolitos dejan de moverse, la endolinfa también deja de moverse y las células ciliadas vuelven a su posición inicial, lo que termina con el vértigo y el nistagmo. La inversión de la maniobra de la cabeza hace que las partículas se muevan en dirección opuesta, produciendo nistagmo en el mismo eje pero invirtiendo la dirección de rotación. El paciente puede describir que la habitación ahora gira en la dirección opuesta. Al repetir las maniobras de cabeza, los otolitos tienden a dispersarse y, por lo tanto, son progresivamente menos efectivos para producir el vértigo y el nistagmo (de ahí el concepto de fatigabilidad).

Anterior Siguiente:

Epidemiología

Frecuencia

Estados Unidos

La incidencia de vértigo posicional benigno (BPV) es de 64 casos por 100.000 habitantes por año (estimación conservadora).

Internacional

Un estudio en Japón encontró una incidencia de 11 casos por 100 000 habitantes por año, pero los pacientes se contaron solo si fueron examinados por un subespecialista o en un centro de referencia.

Morbilidad mortalidad

La B de BPV significa benigno y designa que la causa del vértigo es periférica al tronco encefálico y, por lo tanto, es probable que sea benigno. Sin embargo, el BPV puede ser gravemente incapacitante para el paciente.

Sexo

Las mujeres se ven afectadas con el doble de frecuencia que los hombres.

Años

El BPV, en general, es una enfermedad de personas mayores, aunque el inicio puede ocurrir a cualquier edad. Varios estudios grandes muestran una edad promedio de inicio a mediados de los 50 años. Es más probable que el vértigo en pacientes jóvenes sea causado por laberintitis (asociada con pérdida de audición) o neuronitis vestibular (audición normal).

Presentación clínica previa

Referencias
  1. Froehling DA, Silverstein MD, Mohr DN, Beatty CW, Offord KP, Ballard DJ. Vértigo posicional benigno: incidencia y pronóstico en un estudio poblacional en el condado de Olmsted, Minnesota. Mayo Clin Proc . 66(6) de junio de 1991: 596-601. .

  2. Bhattacharyya N, Baugh RF, Orvidas L, Barrs D, Bronston LJ, Cass S, et al. Guía de práctica clínica: vértigo posicional paroxístico benigno. Cirugía de otorrinolaringol cabeza cuello . 139 de noviembre de 2008 (5 Suplemento 4): S47-81. . .

  3. Furman JM, Cass SP. Vértigo postural paroxístico benigno. N Engl J Med . 18 de noviembre de 1999. 341(21):1590-6. .

  4. Hilton MP, Pinder DK. La maniobra de Epley (reposicionamiento de canalitos) para el vértigo posicional paroxístico benigno. Sistema de base de datos Cochrane Rev. 8 de diciembre de 2014. 12: CD003162. .

  5. Fife TD, Iverson DJ, Lempert T, Furman JM, Baloh RW, Tusa RJ, et al. Parámetro de práctica: terapias para el vértigo posicional paroxístico benigno (una revisión basada en la evidencia): informe del Subcomité de Estándares de Calidad de la Academia Estadounidense de Neurología. Neurología . 2008 27 de mayo. 70(22):2067-74. . .

  6. Epley JM. Reposicionamiento de partículas para el vértigo posicional paroxístico benigno. Otolaryngol Clin North Am . 29 de abril de 1996 (2): 323-31. .

  7. Kim AS, Fullerton HJ, Johnston SC. Riesgo de eventos vasculares en pacientes de urgencias dados de alta a domicilio con diagnóstico de mareo o vértigo. Ann Emerg Med . 2011 enero 57(1):34-41. .

  8. Baloh RW. Mareos y vértigo. Samuels MA, Feske S. Oficina Práctica de Neurología . Londres: Churchill Livingstone; 1996. 83-91.

  9. Brandt T, Daroff RB. Fisioterapia para el vértigo posicional paroxístico benigno. Arco Otorrinolaringol . 1980 agosto 106(8):484-5. .

  10. Chang AK, Schoeman G, Hill M. Un ensayo clínico aleatorizado para evaluar la eficacia de la maniobra de Epley en el tratamiento del vértigo posicional benigno agudo. Acad Emerg Med . 11 de septiembre de 2004 (9): 918-24. .

  11. Froehling DA, Bowen JM, Mohr DN, et al. El procedimiento de reposicionamiento canalith para el tratamiento del vértigo posicional paroxístico benigno: un ensayo controlado aleatorio. Mayo Clin Proc . 75(7) de julio de 2000: 695-700. .

  12. Kim JS, ZeeDS. Práctica clinica. Vértigo postural paroxístico benigno. N Engl J Med . 20 de marzo de 2014. 370(12):1138-47. .

  13. Lempert T, Gresty MA, Bronstein AM. Vértigo posicional benigno: reconocimiento y tratamiento. BMJ . 1995 19 de agosto. 311 (7003): 489-91. .

  14. Marill KA, Walsh MJ, Nelson BK. Lorazepam intravenoso versus dimenhidrinato para el tratamiento del vértigo en el servicio de urgencias: un ensayo clínico aleatorizado. Ann Emerg Med . 36(4) de octubre de 2000: 310-9. .

  15. Massoud EA, DJ de Irlanda. Instrucciones posteriores al tratamiento en el manejo no quirúrgico del vértigo posicional paroxístico benigno. J Otorrinolaringol . 25(2) de abril de 1996: 121-5. .

  16. Troost BT, Patton JM. Terapia de ejercicios para el vértigo posicional. Neurología . 1992 42 de agosto (8): 1441-4. .

Galería media

  • Anatomía de los canales semicirculares.
  • Maniobra de Epley. Mueva al paciente hacia atrás en la camilla de modo que cuando se acueste, su cabeza cuelgue por el borde de la camilla. Enfatice al paciente que mantenga los ojos abiertos durante cada posición para que se pueda observar el nistagmo. Baje las barandillas de la camilla en el lado opuesto al que gira la cabeza del paciente.
  • Maniobra de Epley. Gire la cabeza del paciente 45° hacia el lado que tuvo los síntomas más prominentes durante la prueba de Hallpike. En este ejemplo, la cabeza del paciente se gira 45° a la izquierda. Con ambas manos sosteniendo la cabeza del paciente, acueste suavemente al paciente en posición supina con la cabeza colgando sobre el borde de la cama. Nota: No es necesario realizar cada maniobra rápidamente. La maniobra de Epley es posicional, no de posicionamiento.
  • Maniobra de Epley. La cabeza del paciente debe estar a 45° y colgando del borde de la cama. Observe los ojos del paciente y busque nistagmo torsional. Mantenga al paciente en esta posición durante al menos 30 segundos o hasta que desaparezcan el nistagmo o los síntomas.
  • Maniobra de Epley. Debido a que la cabeza del paciente girará 90° en la otra dirección, el médico debe moverse hacia la cabecera de la camilla y volver a sujetar la cabeza del paciente de modo que los dedos apunten hacia los pies del paciente.
  • Maniobra de Epley. Gire la cabeza del paciente 90° en la dirección opuesta (en este caso, la cabeza del paciente ahora mira hacia la derecha). Una vez más, observe si hay nistagmo y mantenga esta posición durante al menos 30 segundos o hasta que desaparezcan el nistagmo o los síntomas.
  • Maniobra de Epley. Vista de primer plano del paso que se muestra en el archivo multimedia 6.
  • Maniobra de Epley. Pida al paciente que se gire sobre su hombro.
  • Maniobra de Epley. Guíe la cabeza del paciente hacia abajo para que mire al suelo. Nuevamente, espere al menos 30 segundos.
  • Maniobra de Epley. Primer plano de la vista que se muestra en el archivo multimedia 9.
  • Maniobra de Epley. La cabeza del paciente debe volver a sujetarse. Luego, el paciente debe sentarse con las piernas colgando por el costado de la camilla (razón por la cual es necesario bajar las barandillas antes de comenzar el procedimiento).
  • Maniobra de Epley. El paciente ahora está sentado en posición vertical.
  • Maniobra de Epley. Mueva la cabeza del paciente ligeramente hacia adelante. Esto completa la maniobra de Epley. La maniobra se puede realizar varias veces.
  • Prueba Hallpike. En este ejemplo, se está examinando el canal semicircular posterior derecho. Tenga en cuenta que la cabeza se extiende sobre el borde de la camilla. El pulgar se puede usar para ayudar a mantener los párpados abiertos, ya que es importante observar la dirección del nistagmo.
  • Maniobra de Epley. En este ejemplo, se trata el canal semicircular posterior izquierdo. En este clip, las maniobras se realizan rápidamente. En un paciente real, cada posición debe mantenerse durante al menos 30 segundos o hasta la resolución del nistagmo y el vértigo.
  • Maniobra de Semont. Generalmente reservado para la cupulolitiasis forma de vértigo posicional benigno, en el que los otolitos se adhieren a la cúpula del canal semicircular. Esta maniobra debe realizarse rápidamente para que sea efectiva y no se recomienda en personas de edad avanzada. En este ejemplo, se trata el canal semicircular posterior derecho.
  • Maniobra de barbacoa. Esta maniobra se utiliza para tratar el vértigo posicional benigno del canal horizontal. En este ejemplo, se está tratando el canal horizontal derecho. Cada posición debe mantenerse al menos 20-30 segundos.

de 17

Mesas

Volver a la lista

Información y divulgaciones del colaborador

Autor

Andrew K Chang, MD, MS Vincent P Verdile, MD, presidente subvencionado de medicina de emergencia, profesor de medicina de emergencia, vicepresidente de investigación y asuntos académicos, Albany Medical College; Profesor Asociado de Medicina Clínica de Emergencia, Facultad de Medicina Albert Einstein; Médico adjunto, Departamento de Medicina de Emergencia, Centro Médico Montefiore Andrew K Chang, MD, MS es miembro de las siguientes sociedades médicas: Academia Estadounidense de Medicina de Emergencia, Academia Estadounidense de Neurología, Academia Estadounidense de Medicina del Dolor, Colegio Estadounidense de Médicos de Emergencia, Sociedad Estadounidense de Geriatría, Sociedad Estadounidense del Dolor, Sociedad de Medicina de emergencia Divulgación: Nada que revelar.

Junta editorial especializada

Francisco Talavera, PharmD, PhD Profesor Asistente Adjunto, Facultad de Farmacia del Centro Médico de la Universidad de Nebraska; Editor en jefe, Medscape Drug Reference Divulgación: salario recibido de Medscape por empleo. para: Medscape.

J Stephen Huff, MD, FACEP Profesor de Medicina de Emergencia y Neurología, Departamento de Medicina de Emergencia, Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia J Stephen Huff, MD, FACEP es miembro de las siguientes sociedades médicas: Academia Estadounidense de Neurología, Colegio Estadounidense de Médicos de Emergencia, Sociedad de Medicina Académica de Emergencia Divulgación: Nada que revelar.

Editor en jefe

Liudvikas Jagminas, MD, Jefe de servicio de FACEP, Médico adjunto, Departamento de medicina de emergencia, Centro médico Beth Israel Deaconess; Vicepresidente de Desarrollo de Redes, Departamento de Medicina de Emergencia, Beth Israel Deaconess y Médicos de la Facultad de Medicina de Harvard; Profesor Asociado Adjunto de Medicina de Emergencia, Facultad de Medicina Warren Alpert de la Universidad de Brown Liudvikas Jagminas, MD, FACEP es miembro de las siguientes sociedades médicas: American College of Emergency Physicians, International Trauma Anesthesia and Critical Care Society, Society for Academic Emergency Medicine Divulgación: Nada que revelar.

Colaboradores adicionales

Edward Bessman, MD, MBA Presidente y Director Clínico, Departamento de Medicina de Emergencia, Centro Médico John Hopkins Bayview; Profesor Asistente, Departamento de Medicina de Emergencia, Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins Edward Bessman, MD, MBA es miembro de las siguientes sociedades médicas: Academia Estadounidense de Medicina de Emergencia, Colegio Estadounidense de Médicos de Emergencia, Sociedad de Medicina Académica de Emergencia Divulgación: Nada que revelar.

Robert E O'Connor, MD, MPH Profesor y Presidente, Departamento de Medicina de Emergencia, Sistema de Salud de la Universidad de Virginia Robert E O'Connor, MD, MPH es miembro de las siguientes sociedades médicas: American Academy of Emergency Medicine, American College of Emergency Physicians, American Heart Association, American Medical Association, National Association of EMS Physicians, Society for Academic Emergency Medicine Divulgación: Nada que revelar.

Cerca

¿Qué te gustaría imprimir?

¿Qué te gustaría imprimir?

  • Imprimir esta sección
  • Imprime todo el contenido de
  • Imprimir todo el contenido del artículo
  • Secciones Vértigo Posicional Benigno en Medicina de Urgencias
  • Visión general
    • Fondo
    • Fisiopatología
    • Epidemiología
    • Mostrar todo
  • Presentación
    • Historia
    • Físico
    • Causas
    • Mostrar todo
  • ddx
  • trabajo
    • Estudios de laboratorio
    • Estudios de imagen
    • Otras pruebas
    • Procedimientos
    • Mostrar todo
  • Tratamiento
    • Atención del departamento de emergencias
    • Consultas
    • Mostrar todo
  • Medicamento
    • Resumen de medicamentos
    • Agentes antieméticos
    • Antieméticos, antagonista selectivo de 5-HT3
    • Benzodiazepinas
    • Mostrar todo
  • Hacer un seguimiento
    • Atención ambulatoria adicional
    • Atención adicional para pacientes hospitalizados
    • Medicamentos para pacientes hospitalizados y ambulatorios
    • Disuasión/Prevención
    • Complicaciones
    • Pronóstico
    • Educación del paciente
    • Mostrar todo
  • Galería media
  • Referencias

¿Qué puede desencadenar el VPPB?

Resumen. El vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB) provoca episodios repentinos, intensos y breves de mareo o vértigo al mover la cabeza. Los desencadenantes comunes incluyen darse la vuelta en la cama, levantarse de la cama y levantar la cabeza para mirar hacia arriba. El VPPB es generalmente un trastorno fácil de tratar.

¿Puede BPV desaparecer por sí solo?

El vértigo postural paroxístico benigno puede desaparecer por sí solo en unas pocas semanas o meses. Pero, para ayudar a aliviar el VPPB antes, su médico, audiólogo o fisioterapeuta puede tratarlo con una serie de movimientos conocidos como procedimiento de reposicionamiento de canalitos.

¿Cuál es la diferencia entre VPPB y VPPB?

El vértigo posicional benigno (VPPB), también conocido como vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB), es la causa más común de vértigo. El vértigo es una ilusión de movimiento (una ilusión es una percepción errónea de un estímulo real) y representa un trastorno del sistema propioceptivo vestibular.

¿Cómo se trata el VPPB en casa?

Haz lo siguiente para este ejercicio:

  1. Comience sentándose en una posición erguida.
  2. Acuéstese sobre su lado izquierdo con la cabeza girada hacia la derecha. Haga esto durante 30 segundos o hasta que desaparezca el mareo.
  3. Siéntate de nuevo durante 30 segundos.
  4. Acuéstese sobre su lado derecho con la cabeza girada hacia la izquierda.
  5. Repite este proceso 5 veces.

Video: bpv